jueves, 25 de junio de 2009

Nutrición y fisiología digestiva de rumiantes vs. monogástricos hervíboros



La nutrición es la ciencia que estudia los nutrientes y su absorción por parte del organismo animal, se define como el proceso de ingestión, procesamiento, asimilación, transformación, síntesis de tejidos y productos de excreción.


También denominados nutrientes, son las sustancias o componentes orgánicos e inorgánicos, que se hacen necesarios para que el animal tenga una buena nutrición. Estos se clasifican en:



Carbohidratos: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos; en este grupo se encuentran azúcares, lignina y hemicelulosa de los pastos entre otros.


Lípidos: como el colesterol y los triglicéridos.


Proteínas: se componen esencialmente por aminoácidos y estos a su vez pueden ser esenciales y no esenciales


Minerales: divididos en macro y microminerales
Vitaminas: liposolubles o hidrosolubles



Aunque no está clasificada en ninguno de los grupos de alimentos, el agua constituye el medio soluble de todo el sistema, todos los nutrimentos se movilizan y en muchos casos están constituidos por agua.

El sistema digestivo de los rumiantes presenta modificaciones importantes en su morfología y fisiología, las cuales le permiten un alto grado de adaptación para la utilización de material fibroso como fuente principal de nutrientes. Las diferencias básicas entre el sistema digestivo de rumiantes y de monogástricos hervíboros son las siguientes:



  • Dentición: rumiantes no tienen incisivos superiores ni caninos, la prehensión del alimento depende de la acción de los labios, lengua, incisivos inferiores y la almohadilla dentaria.



  • Compartimentos estomacales: el estómago de los bovinos adultos está subdividido en cuatro compartimentos diferentes: rumen, retículo, omaso y abomaso, encontrándose el compartimento retículo-rumen anterior al intestino delgado (zona de absorción de aminoácidos) permitiendo utilizar la proteína microbial como fuente de aminoácidos. Sin embargo, debido a la localización previa del rumen con respecto a la zona de digestión y absorción de carbohidratos, grasas y proteínas, la actividad microbial en el rumen disminuye la eficiencia de utilización de azúcares, almidones, grasas y proteínas de origen dietético, ya que estos son rápidamente fermentados a ácidos grasos volátiles, amonio, dióxido de carbono y metano.





  • Rumia: por medio de este proceso fisiológico, el material alimenticio que se encuentra en la sección anterior del rumen es devuelto al esófago y de allí por movimientos antiperistálticos transportado a la boca. En este proceso, la fracción líquida es rápidamente regresada al rumen mientras que el material más grueso es sometido a la masticación y salivación. Aparentemente la estimulación táctil de la fibra sobre el epitelio de la parte anterior del rumen estimula las contracciones requeridas para la rumia; es factible entonces que dietas con bajo contenido de fibra presenten limitaciones en la estimulación del reflejo de rumia.

  • Eructo: durante el proceso de fermentación se producen ácidos grasos volátiles (AGV) como ácido propiónico, acético y butírico, dióxido de carbono y metano, removidos del rumen por absorción a través de la pared ruminal o vía esófago por medio del eructo. Los AGV, amonio y parte del dióxido de carbono son absorbidos a través de la pared ruminal, mientras que el metano junto con otra fracción del dióxido de carbono son eliminados del rumen a través del eructo.

  • Desarrollo del sistema digestivo: Durante los tres primeros meses de edad el sistema y proceso digestivo en rumiantes funciona como en monogátricos. A medida que el rumiante incrementa el consumo de materiales fibrosos, el retículo-rumen se desarrolla rápidamente, en terneros recién nacidos este compartimento representa el 30% del volumen total del estómago mientras que el abomaso el 70%; y en animales adultos la figura se invierte totalmente, representando el retículo-rumen el 85% de la capacidad total del estómago.

  • Esencia de la gotera esofágica: en animales jóvenes la leche pasa directamente al abomaso a través de la gotera esofágica, la cual consiste en un pliegue en forma tubular que comienza en el extremo inferior del esófago y termina en el orificio retículo-omasal, cuando el animal es alimentado con forrajes la gotera esofágica no es funcional.
Diariamente los bovinos requieren en su alimentación entre el 10 -12% en forraje verde (pastos sin deshidratar) de su peso vivo (P.V.), es decir, para alimentar un bovino de 450kg se deben suministar/día de 45 a 54kg de forraje verde para satisfacer sus necesidades nutricionales. Si se habla de materia seca (alimentos con 70% de deshidratación), a los bovinos se les suministra entre 2.o-2.5% de P.V. de materia seca, es decir, para alimentar un bovino de 500kg se debe suministrar/día 12.5kg de materia seca, entre las principales alternativas para suministrar materia seca a los bovinos se encuentran los bloques nutricionales, ensilajes, heno, henolaje; elementos que por ser preparados en su mayoría con forrajes ayuda en la nutrición del bovino sin ocasionar daños en su morfofisiología digestiva (sin exceder en la cantidad suministrada), y, a su vez disminuyen los costos de producción al evitar el consumo de alimentos concentrados que tienen un alto costo productivo.